viernes, 7 de noviembre de 2014

El Altísimo consagra su morada

Salmo 45, 2-9

El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios; el Altísimo consagra su morada.

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, poderoso defensor en el peligro. Por eso no tememos aunque tiemble la tierra, y los montes se desplomen en el mar. 

El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada. Teniendo a Dios en medio, no vacila; Dios la socorre al despuntar la aurora. 

El Señor de los ejércitos está con nosotros, nuestro alcázar es el Dios de Jacob. Venid a ver las obras del Señor, las maravillas que hace en la tierra: pone fin a la guerra hasta el extremo del orbe.


La vida es un cambio continuo y a menudo nos envuelve la incertidumbre. Desde los albores de la humanidad el ser humano ha buscado sentido a su vida, ideales o áncoras espirituales donde hallar una certeza íntima, una seguridad que le permita construir sus sueños y levantarse con una motivación cada día.

En tiempos de crisis esta necesidad de certeza es aún mayor. Pero ¿en qué ponemos nuestra confianza? ¿Cuál es nuestro sustento espiritual? En otras palabras podríamos decir: ¿a qué o a quién adoramos? ¿Cuál es el puntal de nuestra fe?

Los pueblos de la antigüedad eran conscientes de los avatares de la vida y del destino final de todo ser humano. Mediante ritos y festejos buscaban formas de aplacar a los dioses, personificaciones de las potencias naturales y sobrenaturales que los sobrepasaban. La religión y la magia estaban estrechamente ligadas.

Israel comenzó a vivir otra experiencia. Su fe no se sustentaba en las fuerzas de la naturaleza ni en los poderíos humanos. Los creyentes de Israel comprendieron que todo cuanto existe, por grandioso que sea, está sujeto a un poder mayor: el del Creador que todo lo ha hecho y todo lo sostiene en la existencia. Lo que para otros eran dioses, para el israelita son criaturas, obras maravillosas de un ser trascendente y mucho mayor que su propia creación. Es en este Dios único en quien el hombre puede depositar su fe y su confianza. El mundo puede temblar y los montes pueden desplomarse en el mar, pero no Dios. La buena noticia es que ese Dios no es un tirano: Dios es amigo de la humanidad y le tiende su mano.

Dios existe y Dios está de nuestra parte: este es el mensaje que se desprende de la vivencia de Israel, reflejada en estos versos del salmo que cantan a un Señor todopoderoso. La expresión de los ejércitos no se refiere a una fuerza militar, sino a los ejércitos celestes, formados por los elementos de la naturaleza. Por eso más adelante oiremos que Dios pone fin a la guerra hasta el extremo del orbe.

Sí, Dios está con nosotros, es nuestro aliado, nos sostiene y nos da la paz. Esta es la buena noticia y es la certeza que nos alegra y nos refuerza en los tiempos más difíciles. Es un Dios peña, un Dios alcázar, un Dios protector. Su ciudad somos nosotros, santuarios hechos de piedras vivas. Desde el bautismo somos templos consagrados a su amor. Cada uno de nosotros es una morada donde Dios quiere habitar. Y quien se deja habitar por él, verá cómo de su interior brotan ríos de agua viva, como dijo Jesús, o correrán las acequias por sus calles, como reza el salmo. Nuestra morada interior, abierta a su amor, se verá irrigada por torrentes de una alegría que no se agota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario