sábado, 13 de febrero de 2010

Dichoso el que confía en el Señor

Salmo 1
Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.
Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni entra por la senda de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los cínicos; sino que su gozo es la ley del Señor, y medita su ley día y noche.

Será como un árbol plantado al borde de la acequia: da fruto en su sazón y no se marchitan sus hojas; y cuanto emprende tiene buen fin.

No así los impíos, no así; serán paja que arrebata el viento. Porque el Señor protege el camino de los justos, pero el camino de los impíos acaba mal.


El primero de todos los salmos expresa un deseo íntimo del hombre de todos los tiempos: el anhelo de felicidad. Este salmo armoniza perfectamente con las lecturas de este sexto domingo.

Por un lado, el profeta Jeremías nos habla de dos tipos de persona: la que sólo confía en sí misma, en su fuerza y en su riqueza, y la que confía en Dios. El que deposita su fe en las cosas materiales o en sí mismo es como cardo en el desierto; el que confía en Dios es árbol bien arraigado que crece junto al agua. Son casi las mismas palabras del salmo: aquel que confía en Dios crecerá y dará buen fruto. Dios es el agua inagotable de la que beberá, y su espíritu jamás se marchitará. En cambio, el impío, aquel que no reconoce a Dios y quiere enraizar en cosas mundanas, acabará arrastrado por el viento.

El salmo también conecta con las bienaventuranzas del evangelio de este domingo. Más allá de leer las bienaventuranzas como una apología del pobre y del oprimido, hemos de ver en ellas una alabanza de los que siguen a Dios a todas; de los que dejarán a un lado su propio ego para lanzarse a anunciar la palabra de Dios, como Jesús mismo. Las bienaventuranzas son, en realidad, un retrato de Jesús y del profeta auténtico, el que habla la verdad sin miedo y, por ello, es rechazado y llora ante la incomprensión. Como consecuencia de ese rechazo, sufrirá, será despojado de sus bienes, será perseguido y difamado. Su pobreza será seguir fiel y apoyarse sólo en Dios. Estas son palabras dirigidas especialmente a los discípulos y, por tanto, a los cristianos de hoy, llamados a ser apóstoles.

Esta lectura es revolucionaria y resulta especialmente subversiva hoy, donde tanto se predica el “ámate a ti mismo”, “descúbrete a ti mismo”, “confía en ti mismo”. Nuestra sociedad occidental ha deificado al hombre y parece que todo cuanto ansía nuestro corazón está dentro de nosotros. O bien se idolatran ciertos valores, como el bienestar económico, el reconocimiento social, la fama, la ciencia y la tecnología. Se nos repite una y otra vez que es en nosotros mismos y en la amplia oferta del mundo donde podemos encontrar nuestra felicidad, y muchos caemos en la trampa de creerlo.

En cambio, pocos nos recuerdan que confiar solamente en nosotros mismos, o en tantas cosas que brillan a nuestro alrededor, es un error que nos lleva al abismo. La única tierra firme donde podemos anclar, echar raíces y crecer, desplegando todo aquello que podemos ser, es el amor: es Dios.

Quien confía en Dios por encima de todo, y quien medita y vive su ley —mi ley es el amor, ¡nos recuerda Jesús! — ese gozará de una vida plena, hermosa, profunda. Una vida que no estará exenta de dificultades ni de dolor, porque vivir con autenticidad es ir a contracorriente y nos toparemos con la burla, la oposición y la incomprensión de muchos. Incluso nuestros seres queridos o más cercanos pueden rechazarnos por querer vivir poniendo a Dios en el centro de nuestra vida. Pero la recompensa será grande… y no sólo en el más allá, sino donde comienza el cielo, aquí en la tierra.

2 comentarios:

  1. Buena Reflexión para pensar y sobre todo darnos cuenta que la confianza en Dios nos dará la confianza que necesitamos y tanto anhelamos

    ResponderEliminar
  2. hola paso visitando su blog, bendiciones
    mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar