sábado, 15 de diciembre de 2012

Gritad jubilosos


Isaías 12, 2-3

Gritad jubilosos: «Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel».

El Señor es mi Dios y salvador: confiaré y no temeré, porque mi fuerza y mi poder es el Señor, él fue mi salvación. Y sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación.

Dad gracias al Señor, invocad su nombre, contad a los pueblos sus hazañas, proclamad que su nombre es excelso.

Tañed para el Señor, que hizo proezas, anunciadlas a toda la tierra; gritad jubilosos, habitantes de Sión: «Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel».


Esta semana leemos un himno del libro del profeta Isaías. Este profeta escribió en tiempos difíciles para el pueblo de Israel, ante la presión de la invasión asiria que amenazaba con engullir el reino. Es en estos tiempos difíciles cuando la voz de los profetas resuena con rotundidad: por una parte, describe con lucidez la situación e interpreta los hechos a la luz de Dios, dándoles un sentido; por otra, Isaías, como hicieron otros profetas, quiere transmitir un mensaje de esperanza al pueblo atemorizado.

La esperanza, en Isaías, se cifra en el futuro. Pese a las guerras y las invasiones, Dios sigue siendo el Señor de la historia y protegerá a los suyos. Hará justicia y su pueblo podrá alegrarse. El salmo canta ya en presente la alegría del pueblo liberado. Desde una mentalidad racionalista podríamos tachar estos versos de ilusos, o bien de una maniobra mental para zafarse de las penurias del presente, un mero consuelo. En cambio, un terapeuta neurolingüístico nos diría que hablar del bien que deseamos en presente es dar un paso hacia esta realidad, es anticipar lo que deseamos y comenzar a construir ese futuro mejor.

Pero desde una óptica cristiana, el futuro hermoso que el profeta canta ya se ha hecho realidad. Podemos preguntarnos: ¿cómo, si el mundo sigue sacudido por guerras, crisis y pesares? Miramos alrededor y la angustia nos invade. ¿Dónde está la salvación de Dios? ¿Dónde está el gozo, dónde la alegría?

Si no sabemos verla, es porque nos falta limpieza y profundidad en la mirada. Nos falta oración, nos falta vida interior. Desde el momento en que Dios vino a la tierra, hecho niño, hecho de la misma pasta humana que todos nosotros, esa fuente de salvación ya ha brotado y sigue fluyendo, para saciar nuestra sed de vida plena, para alimentarnos y darnos fuerzas. Por eso la Navidad que llega es motivo de fiesta. Pero es también motivo de fiesta saber que cada día, si queremos, podemos acudir a esa “eterna fonte escondida”, como diría San Juan de la Cruz, escondida en el sagrario, en nuestras capillas e iglesias, y saciarnos de ella. Jesús vino para quedarse con nosotros, ¡y lo tenemos tan cerca! No solo en nuestro corazón, no solo en nuestro cuerpo cuando comulgamos, sino también en el prójimo cercano, en aquellos que nos rodean, y muy especialmente quizás en los que menos pensamos: en los pobres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario