viernes, 16 de agosto de 2013

Señor, date prisa...

Salmo 39

Señor, date prisa en socorrerme.
Yo esperaba con ansia al Señor; él se inclinó y escuchó mi grito.

Me levantó de la fosa fatal, de la charca fangosa; afianzó mis pies sobre roca, y aseguró mis pasos.

Me puso en la boca un cántico nuevo, un himno a nuestro Dios. Muchos, al verlo, quedaron sobrecogidos y confiaron en el Señor.

Yo soy pobre y desgraciado, pero el Señor se cuida de mí; tú eres mi auxilio y mi liberación: Dios mío, no tardes.


Entre los salmos de súplica, los versos que hoy leemos son muy apropiados para aquellas situaciones en las que parece que todo se hunde a nuestro alrededor y no hay salida posible. Muchas personas, hoy, viven terribles angustias debido al paro, a la pobreza, a los problemas familiares, a la enfermedad o a la ruptura con un ser querido.

Es en esos momentos, cuando parece que nos hundimos en una “charca fangosa”, cuando necesitamos elevar la mirada al cielo y gritar. Sí, gritar, rezar, clamar y llamar a Dios, aunque parezca que no escucha. Jesús nos recordó: “pedid y se os dará, llamad y se os abrirá”. Dios no está sordo y escucha nuestra voz. El hecho de dirigirnos a él ya es un primer paso de confianza.

Pero a veces Dios tarda un poco en responder, o lo hace de manera inesperada, o por medio de personas y situaciones que debemos leer entre líneas. Lo importante es no rendirse, avanzar, aunque sea a oscuras, y seguir confiando. Hay que tener paciencia. Pues esto es la fe, que brilla más cuando más negro parece el horizonte. Si no creemos en estos momentos, que es cuando más falta hace, ya no hablaríamos de fe, sino de seguridades y certezas.

La fe siempre encuentra respuesta. Es como la llave que, misteriosamente, abre las puertas del cielo. Cuando se espera contra toda esperanza, cuando se confía ante el silencio de Dios, este responde. Y, como dice el salmo, afianza nuestros pies y nos llena de fuerza, hasta el punto que, un día, podremos comprender el por qué de tantas pruebas y entonar un cántico de alabanza.

Dicen que Dios reserva sus peores batallas para sus mejores guerreros. La Biblia afirma que, como un buen padre, corrige y exige a sus hijos más amados. Pero nunca nos pedirá más de lo que podamos hacer. Confiemos, somos hijos suyos, con él ¡podemos mucho! Caminemos con la certeza de que, en la peor de las tormentas, nunca estamos solos. Confiemos porque, como dijo Jesús: “Yo he vencido al mundo”.

Este domingo, cuando vayamos a comulgar, pensemos en sus palabras. Nunca nos dejará huérfanos: está siempre con nosotros. Y lo tomamos, hecho pequeño pan, en la eucaristía. ¡Está dentro de nosotros! Dejémonos alimentar y fortalecer por él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario