viernes, 2 de octubre de 2015

La bendición del que teme al Señor

Salmo 127

Que el Señor nos bendiga todos los días de nuestra vida.

Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien.

Tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa.

Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida.
Que veas a los hijos de tus hijos. ¡Paz a Israel!


Este es un salmo de alabanza. Hay en él una loanza doble: a Dios, que reparte sus bendiciones y que vela por nosotros «todos los días de nuestra vida», y al justo que sigue los caminos del Señor. Con imágenes expresivas el salmista nos muestra qué dones recibe el que «teme al Señor»: son aquellos que todo hombre de aquella época podría considerar los mayores bienes: una esposa fecunda, un hogar próspero, hijos sanos y hermosos, salud y una descendencia numerosa. Hoy, tantos siglos después, este sigue siendo el sueño de muchísimas personas: formar una familia, gozar de bienestar económico y vivir una vida larga y pacífica junto a los seres queridos.

Pero, ¿quién puede conseguir esta felicidad? ¿Quién es el que teme al Señor y sigue sus caminos? En lenguaje de hoy no podemos comprender que haya que tener miedo de un Dios que es amor. Dice santa Teresa que no hay motivo alguno para tener miedo de Dios, pues su amor es tanto que antes nos cansaremos nosotros de pedirle que él de dar. En todo caso, ¡hay que tener miedo a perderlo! El miedo no es a él, sino a su ausencia.

¡Ay de nosotros si apartamos a Dios de nuestra vida! Quien borra al Creador de su horizonte inevitablemente coloca a otro ídolo en su lugar: casi siempre es uno mismo. Y ese diosecito tirano nos hace perder el norte. Caemos en el vaivén de nuestros deseos y emociones sin límites para irnos hundiendo poco a poco en la oscuridad y el desconcierto. Sin Dios como norte navegamos a la deriva. Perdemos la paz, la armonía familiar y hasta podemos llegar a perder los bienes materiales necesarios para vivir.

Los antiguos indagaron sobre qué debía hacer el hombre que buscaba una vida sana, dichosa y en paz. Los filósofos clásicos llegaron a la conclusión de que se podía alcanzar mediante la honradez, una vida sobria y la práctica de las virtudes. También los israelitas creían que mediante el culto a Dios y el cumplimiento de sus mandatos, que no dejan de ser prácticas cívicas y virtuosas, podrían alcanzarla. Los cristianos, hoy, tenemos un camino aún más claro y directo: Jesús. Ya no se trata de aprender doctrinas o de leer muchos libros, ni siquiera de cumplir un montón de normas… Se trata de seguir e imitar al que se entregó generosamente, hasta la muerte, y aprender a amar como él lo hizo. Ser amigos y discípulos de Jesús: ese es el camino que lleva a la bendición, a la «vida buena», la que todos anhelamos en lo más profundo de nuestro ser. Es un camino que pasa por dejar de ser el centro de nosotros mismos y entregarnos a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario