viernes, 22 de enero de 2016

Tus palabras son espíritu y vida

Salmo 18

Tus palabras, Señor, son espíritu y vida

La ley del Señor es perfecta
y es descanso del alma;
el precepto del Señor es fiel 
e instruye al ignorante. 

Los mandatos del Señor son rectos
y alegran el corazón; 
la norma del Señor es límpida
y da luz a los ojos. 

La voluntad del Señor es pura 
y eternamente estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos 
y enteramente justos. 

Que te agraden las palabras de mi boca,
y llegue a tu presencia 
el meditar de mi corazón,
Señor, roca mía, redentor mío. 


¿Se pueden conjugar dos conceptos aparentemente tan opuestos como ley y alegría? ¿Podemos conciliar rectitud y expansión del corazón? ¿Deber cumplido y gozo exultante?

El salmo 18 nos muestra que sí. La ley del Señor es pura y estable, pero es también fuente de alegría y de paz interior. El salmo habla de un bienestar triple: emocional alegra el corazón, mental da luz a los ojos y espiritual descanso del alma. Porque esta ley no es un conjunto de normas humanas, sino que es la enseñanza que brota del corazón de Dios, un Dios lleno de amor por sus criaturas. Por eso, la voluntad de Dios no puede ser otra que la plenitud del hombre. Si las leyes humanas constriñen y sirven a los intereses de unos pocos poderosos, la ley de Dios libera y sirve para el crecimiento de toda persona. Conocer esta ley hace nuestra vida más hermosa y profunda, y nos ayuda a vivir con una alegría que no depende de los avatares de cada día, sino de una fuente que surge de nuestro interior. Es la fuente de la vida, del sabernos amados incondicionalmente por Aquel que nos hace existir. A partir de aquí, podemos vivir de una forma justa, benevolente con nosotros mismos y con los demás, solidaria, amable.

El salmo termina con un deseo: «que te agraden las palabras de mi boca y llegue a tu presencia el meditar de mi corazón». Es el deseo de que nuestro discurso y nuestro pensamiento sean en verdad limpios, agradecidos, llenos de la bondad que Dios desea darnos. El poder de la palabra es enorme, porque modela las creencias y suscita emociones. Y el pensamiento que brota del corazón es el motor de nuestro actuar. Por eso el salmista reza para que tanto sus palabras como su mente agraden a Dios y estén en sintonía con las suyas, que son «espíritu y vida». 

No hay comentarios:

Publicar un comentario