sábado, 6 de agosto de 2016

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles

Salmo 32

R/.
 Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad

Aclamad, justos, al Señor, 
que merece la alabanza de los buenos. 
Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor, 
el pueblo que él se escogió como heredad. R/. 

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, 
en los que esperan en su misericordia, 
para librar sus vidas de la muerte 
y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.

Nosotros aguardamos al Señor: 
él es nuestro auxilio y escudo; 
que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, 
como lo esperamos de ti. R/.

En el evangelio de este domingo (19º ordinario), Jesús dice que allí donde está nuestro tesoro está nuestro corazón. Es una frase rotunda que, por muy oída, quizás no acabamos de comprender en todo su alcance.

¿Dónde está nuestro tesoro? ¿En qué fundamentamos nuestra vida? ¿En quién ponemos nuestra confianza? ¿Qué meta perseguimos?

La heredad que esperamos ¿cuál es? Para muchos pueblos y culturas de la antigüedad la heredad fue el poder, la hegemonía sobre un territorio, el oro y las riquezas, el dominio sobre otras naciones. Hoy, miles de años después, el afán de poseer y dominar sigue moviendo la política del mundo.

Israel se desmarca. Es un pueblo pequeño, errante y perseguido… como lo son los cristianos, hoy, en muchos lugares. Pero no ambiciona lo mismo que ambicionan otros pueblos. Su heredad es el Señor. Y el Señor no es una fantasía. El Señor es un padre amoroso cuyos ojos no dejan de posarse sobre sus hijos. El Señor es el Dios de la vida, que puede «librarlos de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre».

La fe de Israel no nació sólo de un deseo. Nació de la experiencia cotidiana de sentir que hay alguien más grande que todos los reyes y conquistadores del mundo. Y ese alguien no sólo es un Dios todopoderoso que está en los cielos. Ese Dios baja a la tierra, camina con los hombres e interviene en sus vidas. Si le dejamos, si esperamos en él, si le invitamos, Dios acude. Como una madre no posesiva, que ama a sus hijos pero los deja en libertad, no deja de correr a ayudarlos si ellos la necesitan y la llaman. Entonces se convierte en «nuestro auxilio y nuestro escudo». Y su misericordia ―su amor entrañable― se vierte sobre nosotros.

Pero ¿es que Dios no es padre de todos? Su mirada, ¿no se posa sobre toda criatura, sobre todo ser humano, sea creyente o no? ¡Claro que sí! Pero es muy distinto ser mirado por Dios y no saberlo, o no creer en su bondad, que devolverle la mirada. El encuentro con la divinidad se da cuando el hombre, a su vez, vuelve los ojos al cielo. Mientras somos mortales no podemos ver a Dios con los ojos físicos, pero sí con los del alma. Son los ojos de la fe.

Cuando se cruzan las miradas, la de Dios y la humana, se produce el milagro. Es como el chispazo de un enamoramiento. Es el inicio de una relación llamada a no romperse jamás. Una mirada. Una llamada, una respuesta. Es así como empiezan las historias de amor de Dios con tantos santos. Es así como se inició nuestro romance con el Creador… Y si todavía no se ha iniciado, quizás sea el momento de girar la mirada hacia lo profundo. Con humildad y confianza. En el momento en que nos sentimos mirados por Dios, ya nada volverá a ser igual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario